Posteado por: joaquimlamorarecuero | 9 septiembre, 2015

Nos vemos en mi web www.joaquimlamora.com

Hola amigas y amigos, antes de nada agradeceros vuestro interés en mis posts. Me hace muy feliz saber que ayudo a mejorar la salud de muchas personas.

Escribo este post para aviaros que este blog termina aquí.

Aunque este corto post sea una despedida, esto no termina aquí ni mucho menos. Seguiré escribiendo artículos en mi web www.joaquimlamora.com. Por eso, te espero en mi nuevo hogar, para que disfrutes de mis nuevos posts. ¡Recuerda inscribirte en mi web para recibir posts muy interesantes sobre salud y algun regalito que seguro te va encantar… ¡Todo gratuitamente!

Nos vemos ahora mismo ;) www.joaquimlamora.com

Deseo que lo disfrutes.

Posteado por: joaquimlamorarecuero | 16 mayo, 2015

Las claves del hipotiroidismo en la mujer

¿Estás harta de ir cansada toda el día, de levantarte por la mañana con falta de energía, estar 2 días o más sin ir al baño, abrigarte con tres capas de ropa para reducir la sensación de frío, harta de que te caiga el cabello mientras te peinas o te duchas, o hasta el moño que te digan que estás  depresiva sin tener ningún motivo aparente? Pues has dado en el clavo, todo lo que te pasa puede ser por una baja función de la tiroides, el llamado hipotiroidismo. Te invito a que permanezcas atenta durante esta lectura porque en este post encontrarás la explicación a todos los síntomas que pueden ser causados por el hipotiroidismo.

Antes de nada, debes saber que puedes no estar diagnosticada de hipotiroidismo y tener todos los síntomas relacionados con una baja función de la tiroides. Son muchas las mujeres que sufren esta situación. Pues el médico no receta el Eutirox (medicamento que se da para elevar la hormona tiroidea), si en las analíticas no se observan unos niveles suficientemente elevados de la tiroxina (T4) aunque la TSH esté elevada. A este problema en el circuito hormonal tiroideo sin ser suficiente para medicar, se le llama hipotiroidismo subclínico.

Más conocido es el hipotiroidismo primario, generalmente sucede porque hay una baja ingesta de yodo. Aunque a medida que vayas leyendo este post, entenderás que existen más procesos que debemos tener en cuenta para conseguir una salud tiroidea óptima.

También encontramos una baja función tiroidea por un proceso autoinmunitario en la glándula, se llama la enfermedad de Hashimoto. Las estadísticas dicen que esta enfermedad es la que sufre más mujeres dentro de los tipos de hipotiroidismos que pueden existir.

Por eso te recomiendo que si quieres saber exactamente como está funcionando tu tiroides, le pidas a tu endocrino que te mire los siguientes valores en analíticas:

  • TSH
  • T4 LIBRE
  • T3 LIBRE
  • T3 reversa
  • Tiroglobulina
  • Anticuerpos antiperoxidasa
  • Anticuerpos Antitiroglobulina

Debes de tener en cuenta, que igual de importante que las analíticas son los síntomas que padeces. A continuación, te dejo una lista de los síntomas que puedes sufrir cuando tienes hipotiroidismo:

  • Sudores
  • Frío general, en manos y pies.
  • Pulsaciones cardiacas lentas
  • Mucho sueño
  • Dificultad por levantarte por la mañana
  • Cansancio generalizado
  • Malas digestiones
  • Estreñimiento
  • Contracturas musculares
  • Caída de cabello
  • Problemas con la regla
  • Abortos
  • Problemas de erección
  • Falta de concentración y memoria
  • Depresión
  • Estado de ánimo bajo
  • Carraspera, sensación de tener un nudo en la garganta
  • Afonía
  • Piel seca
  • Infecciones crónicas

Hay un dicho que reza: “En el tarro pequeño hay la buena confitura”, pues esta frase refleja a la perfección la importancia de la tiroides en el funcionamiento de nuestro cuerpo. Esta glándula de pequeño tamaño, la cual se encuentra en el cuello, tiene una importancia vital en nuestra salud.

Por qué una baja función de la tiroides puede provocar tantos síntomas, es debido a que las hormonas tiroideas tienen receptores para la mayoría de las células que forman tu cuerpo. Detente un momento, y vuelve a leer la frase anterior. Lo has entendido bien. Las hormonas de la tiroides tienen receptores en casi todas las células de tu cuerpo.

Esto significa que todo síntoma que sientes en tus carnes, puede estar relacionado con un mal funcionamiento de la tiroides. Por ejemplo, las hormonas tiroideas actúan en la función renal, también pueden estar relacionadas con tus problemas digestivos, o se sabe que promueven la producción de linfocitos en la médula ósea. Supongo que te ha quedado claro que tener una buena salud tiroidea es vital, si queremos disfrutar de una buena salud.

Quizás te estés preguntando, pero Joaquim, yo ya estoy tomando el medicamento que corrige mi hipotiroidismo.

Déjame decirte que la función del medicamento no es corregir el funcionamiento de la glándula, el objetivo es producir suficiente hormona tiroidea (T4) para equilibrar el circuito hormonal.

La tiroides produce dos hormonas la Tiroxina (T4) principalmente, y la Triyodotironina (T3) en menor medida. De estas dos, la T3 es la que actúa con más intensidad en nuestro cuerpo, es decir que si tienes la T4 alta pero la T3 baja en las analíticas, sentirás en tu cuerpo síntomas descritos anteriormente, los cuales te estarán indicando que el problema quizás, no se encuentra en la producción de T4, sino en la poca producción de T3. A la vez, en la conversión de T4 a T3, también su produce la rT3 o T3 reversa. Esta hormona tiene una función de regulación de la T3 en el hipotálamo. Es decir, si tenemos una rT3 elevada da una señal al cerebro de más producción de la TSH porque interpreta que hay poca T3 y por tanto que la tiroides no está funcionando correctamente.

Es curioso que en la gente diagnosticada de hipotiroidismo se les recete un medicamento que aumente la hormona T4, sin muchas veces saber cómo se encuentra la T3 y la rT3.

Siento ese pequeño lío que he podido producir a tus neuronas, espero que me lo perdonen, pero es necesario para que te des cuenta que el circuito de la tiroides no es tan sencillo como parece.

Todo empieza en una glándula del cerebro que se llama hipotálamo. Ésta produce una sustancia que se llama TRH, la cual activa la función de otra glándula del cerebro llamada hipófisis produciendo TSH. Ésta tiene la interesante tarea de activar la glándula tiroides, para que produzca la hormona tiroxina, (T4). Ahora entenderás porque la TSH sale alta en las analíticas. El cerebro recibe la señal que la glándula tiroides está funcionando lentamente y rápidamente la hipófisis se pone a producir más TSH para que la glándula aumente su actividad y produzca más hormona T4.

Pero, nos paramos un momento en este paso, y nos formulamos una pregunta importante para entender su fisiología. ¿Qué sucede cuando la TSH activa la producción de Tiroxina en la tiroides? Lo que sucede es que la tiroides necesita suficiente yodo, tirosina, zinc, selenio, hierro y vitaminas B para producir tiroxina (T4), si no tenemos suficiente de estas vitaminas, minerales y aminoácidos no produciremos suficiente tiroxina. Entonces, ¿no encuentras un poco incoherente dar un medicamento que te proporcione T4 sin revisar si tienes suficiente yodo, zinc o tirosina? Si queremos solucionar la enfermedad, tendremos que ir a la raíz del problema.

¡Pero ojo!, hemos aprendido antes, que la hormona que realiza una mayor función en nuestro cuerpo es la triyodotironina (T3). Entonces, como y donde se realiza la conversión de T4 en T3. Pues ésta es realizada en el hígado y en el intestino, a través de unas sustancias que se llaman deyonidasas, las cuales necesitan selenio, que tengas una buena flora intestinal y una buena función hepática.

¿Te das cuenta por dónde van los tiros? Si tienes una mala flora intestinal o te falta selenio, y tu problema está en la conversión de T4 a T3, tomar el Eutirox no es el único tratamiento que se debe llevar a cabo. Porque el problema principal no se encuentra en la tiroides. Se debe mejorar la función intestinal o aumentar las cantidades de selenio.

Creo que por hoy es suficiente, pero no te preocupes, esto no termina aquí.

En este post has aprendido como funciona tu tiroides. Esto es básico para que comprendas el siguiente post, donde descubrirás soluciones para mejorar tu hipotirodismo.

Si crees que te puedo ayudar con tu problema de hipotiroidismo, puedes contactar conmigo a través de mi web http://www.joaquimlamora.com.

Si quieres descubrir más información sobre temas relacionados con la salud, te invito que te inscribas a mi Newsletter gratuitamente a través de mi web http://www.joaquimlamora.com.

Posteado por: joaquimlamorarecuero | 13 mayo, 2015

Las falsas creencias sobre el hipotiroidismo

Muchas veces las creencias negativas que tenemos acerca de una enfermedad nos puede complicar su proceso de recuperación. Una creencia negativa te enfocará hacia la enfermedad y no hacia tu curación.

Por eso, encuentro muy oportuno ofrecerte una lista de las creencias acerca del hipotiroidismo que pueden impedir tu recuperación o enlentecer el proceso de mejoría.

Hay una serie de creencias acerca del hipotiroidismo que me gustaría que eliminaras de tu cabeza:

  • Todo el hipotiroidismo es genético
  • El hipotiroidismo es para toda la vida
  • Tener la TSH alta significa que tu tiroides está bien.
  • El hipotiroidismo sólo se puede tratar con un medicamento que aumente la hormona T4.
  • El hipotiroidismo es una enfermedad que sale de la nada
  • Para controlar el hipotiroidismo sólo nos debemos fijar con la TSH y la T4 en las analíticas
  • Tu alimentación no tiene nada que ver con tu hipotiroidismo
  • El estrés no influye en tu baja función de la tiroides

Todas estas creencias que has podido aprender de lo que hayas podido leer o escuchar de distintas personas ya las puedes ir eliminando de tu mente. No son verdad.

Si quieres descubrir más información sobre temas relacionados con la salud, te invito que te inscribas a mi Newsletter gratuitamente a través de mi web http://www.joaquimlamora.com.

Posteado por: joaquimlamorarecuero | 13 marzo, 2015

¡Descubre la Psiconeuroinmunología clínica!

La Psiconeuroinmunología Clínica apareció hace unos 40 años cuando dos científicos americanos, Robert Ader (psicólogo) y Nicholas Cohen (inmunólogo) sorprendieron la comunidad científica demostrando a través de sus experimentos científicos en ratas, como un estímulo nervioso alteraba las células del sistema inmunitario.

Esta apasionante ciencia empezó sus primeros pasos ofreciendo la oportunidad de descubrir la interacción entre el sistema nervioso y el sistema inmunitario. Qué bonito me parece saber que nuestro elegante sistema nervioso, nuestro canal capacitado para traducir los sentimientos en sustancias bioquímicas, entre otras muchísimas funciones, puede producir un cambio en la producción y función de los linfocitos, neutrófilos, Natural Killers,… y más excitante aún, como una infección tisular o un Low Grade Inflamation (proceso de inflamación de bajo grado) nos puede predisponer a tener una actitud determinada en la vida, debido a la producción de unas determinadas citoquinas (mensajeros que le comunican al cerebro como se encuentran los distintos órganos de tu cuerpo).

Como ya estarás deduciendo, muchos científicos se subieron al carro de la investigación en este interesante campo de las interacciones entre sistemas. Imagínate lo que supuso, el hecho de poder descubrir a través del punto de vista que nos ofrece esta ciencia, como una buena flora intestinal disminuye las posibilidades de sufrir enfermedades como la depresión, patologías autoinmunitarias, problemas hormonales, fibromialgia, etc….

Actualmente, se sabe que el sistema nervioso, no sólo puede afectar a la función del sistema inmunitario, también puede alterar el sistema hormonal, el sistema digestivo,….Por ejemplo, se conoce que debido al distrés (estrés malo), tu cuerpo puede aumentar la prolactina, una hormona que entre otras cosas, causa amenorrea en las mujeres. Además, se ha descubierto que el distrés también “degrada” la importante flora bacteriana del intestino.

Y vamos más allá, a través de varios descubrimientos en fisiología se han podido verificar diferentes mecanismos de acción, los cuales relacionan un hipotiroidismo, con el estado del hígado, del intestino, el sistema nervioso y las cantidades producidas de hormonas sexuales por parte de tu cuerpo.

Por lo tanto, si te tuviera que definir que es la PNI te diría que es una ciencia que nos muestra la integración de los distintos sistemas del cuerpo, la neurología, inmunología, psicología y endocrinología, juntamente con el entorno y utilizando la lógica de la evolución humana para promover unos hábitos de salud que corrijan el problema.

Llegados a este punto, sería injusto no nombrar la epigenética, pues uno de los objetivos de la PNI Clínica es utilizar unas pautas de curación ancestrales, las cuales afectan en la expresión del gen, favoreciendo una curación por parte de la persona mucho más completa como son, la nutrición, el ejercicio físico, los biorritmos, el sol, la hidratación, el entorno social, la gestión de las emociones y del distres.

Si aún estás dudando en que consiste, te invito a que leas los 7 puntos siguientes que definen la PNI:

  • Como dice el científico Leo Pruimboom, “la PNI responde a la pregunta porque”. Esta ciencia estudia el mecanismo de acción de la enfermedad o el dolor.
  • El terapeuta o médico tiene más herramientas para poder hacer un diagnóstico más completo, y así poder ayudar a la persona des de un punto de vista más integral.
  • Conociendo el mecanismo de acción es más fácil acercarte a los posibles orígenes que está causando un problema de salud determinado.
  • Puedes ahorrarte cantidades excesivas de medicamentos que podrían provocar unos efectos secundarios por la ingesta de estos, pues teniendo en cuenta todos los puntos anteriores. Conocer cuál es el mecanismo de acción te permite ser más concreto en el tratamiento y usar el medicamento y el enfoque más idóneo del problema de salud
  • El mecanismo de acción y la utilización de las terapias que se proponen en la PNI se realizan a través de un soporte científico importante, pues la ciencia es el mecanismo que tenemos en la sociedad actual para acercarnos lo máximo posible a la verdad y conseguir el máximo acuerdo posible entre la comunidad científica y la sociedad.
  • Integra el cuerpo como un conjunto de interacciones donde un estímulo podrá afectar a todos los sistemas del cuerpo, conduciéndonos a tratar la persona teniendo en cuenta los distintos sistemas del cuerpo y no sólo el tejido afectado en sí.
  • Otra característica que hace única la PNI, es la consideración que existe un entorno que puede afectar la percepción que tiene la persona de su enfermedad. Los médicos y terapeutas que nos dedicamos a esta ciencia, conocemos lo cronificante que pueden ser, ciertos nombres de enfermedades llamadas elegantemente “etiquetas”. Actualmente, se gastan muchos medicamentos para paliar los efectos secundarios de enfermedades crónicas que según dicen, no tienen solución. Este sería un punto importante a discutir, una cosa es no conocer el origen que causa dicha enfermedad y otra muy distinta que no exista una solución. Son matices importantes que hacen cronificar una enfermedad por el mero hecho del significado que tienen en nuestra sociedad, ciertas enfermedades.

EN QUE TE PUEDE AYUDAR:

Es posible que te preguntes, para que sirve esta ciencia tan bonita. Pues mayoritariamente para mejorar y/o solucionar los dolores y enfermedades crónicas.

¿Cuáles podrían ser estas enfermedades a tratar?

  • Migraña
  • Sd. Colon Irritable
  • Fibromialgia
  • Sd. Fatiga Crónica
  • Hipotiroidismo
  • Depresión
  • Ansiedad
  • Colitis ulcerosa
  • Patologías autoinmunitarias
  • Dolor crónico
  • Alergias
  • Problemas digestivos
  • Problemas hormonales
  • Problemas con la regla

Como te he comentado anteriormente, la PNI no aparta ninguna medicina, sino que ofrece la posibilidad de completar el diagnostico y el tratamiento juntamente con la medicina convencional. No se trata de ir en contra de nada, sino de tomar lo mejor de cada medicina para ofrecer el mejor servicio al ser humano.

Si después de este post, crees que la PNI clínica te puede ayudar a solucionar tu problema de salud. Contacta conmigo a través de mi web http://www.joaquimlamora.com.

Posteado por: joaquimlamorarecuero | 18 febrero, 2014

7 + 1 hábitos de vida para prevenir el cáncer

La semana pasada fue el día mundial del cáncer. Aparecieron varias informaciones en los medios de comunicación donde comentaban que estaban aumentando el número de personas que eran diagnosticadas de cáncer, sin embargo también se hacía referencia que la medicina actual había aumentado el número de éxitos. ¡Esta es una gran noticia!

Aun así, me pregunto porque no se invierte el mismo tiempo en explicar que podemos hacer para prevenir esta enfermedad. Tal y como explica el especialista en epigenètica Manel Esteller, tener unos hábitos de vida saludables aumenta tu salud y directamente previene la formación de células cancerígenas. Pero cuando hablamos de hábitos de vida saludables se puede crear una confusión. ¿Qué se entiende por hábitos de vida saludables? Bien, los hábitos de vida saludables se caracterizan:

  • Practicar ejercicio físico: Hay muchos estudios que confirman que el ejercicio físico optimiza tu sistema inmunológico, tu sistema de defensa. Debes tener en cuenta que hay unas células clasificadas dentro de este sistema que se encargan de controlar el crecimiento de células cancerígenas. Si puedes practicar deporte en la naturaleza tendrás un beneficio mucho mayor.
  • Comer alimentos sanos: Los alimentos no solo sirven para engordarnos o adelgazar, también tienen propiedades medicinales para nuestro cuerpo. Des de mi punto de vista, este segundo punto debería ser más importante que el primero, Es decir, deberíamos tener más en cuenta la propiedad medicinal del alimento que el contenido en grasa. (En un siguiente post escribiré más detalladamente que alimentos están considerados como medicamentos para el cáncer)
  • No fumar: Creo que no hace falta ningún estudio para corroborarlo. El mismo producto pone que puede matar, Ya está    todo dicho.
  • Sueño reparador: Descansar correctamente por la noche, es de vital importancia para que tu cuerpo pueda realizar sus procesos de desintoxicación. Ten en cuenta, que cuando tú duermes tu cuerpo está realizando muchos procesos vitales que solo los puede realizar cuando estás durmiendo.
  • Respetar los horarios que marca la naturaleza: Es importante tener una coherencia harmónica con los tiempos que marca la naturaleza. Ten en cuenta que cuando el día empieza a oscurecer tu cerebro produce melatonina (hormona que nos induce al sueño) y cuando te despiertas por la mañana el cuerpo produce hormones que te incitan al movimiento y a la actividad. Respeta estos procesos al que hemos estado en contacto toda nuestra historia como humanos. Recuerda que antes que nosotros la naturaleza ya estaba aquí.
  • Tomar el sol: ¿Podría existir este mundo donde vivimos sin el sol? Creo que ya sabes  la respuesta. A través del sol absorbemos la vitamina D, ésta es muy importante para muchos procesos fisiológicos, incluido el tratamiento para algunos tipos de cáncer. Además debemos añadir que en nuestra sociedad somos muchos los que tenemos deficiencia de vitamina D, pues sobretodo en otoño e invierno debido a los horarios laborales, al clima y a la inclinación de los rayos solares no podemos absorber óptimamente las cantidades de luz solar que necesitamos, por ese motivo te recomiendo que durante estas dos estaciones tomes aceite de hígado de pescado, te ayudará a mantener tu vitamina D en cantidades saludables. (En un siguiente post te daré soluciones acerca de cómo lo puedes hacer para tener unos buenos niveles de vitamina D y que beneficios obtendrás para tu salud )
  • Realizar la vida que tu deseas: ¿Te has preguntado alguna vez que vida deseas? ¿Cuál es tu deseo? ¿Cuál es tu meta en esta vida? ¿Qué espera de ti la vida? Creo que son preguntas que no nos enseñan en el colegio y deberían ser tan importantes como las sumas y las restas. A fin de cuentas, unos cálculos matemáticos siempre te lo podrá hacer una máquina, pero la respuesta a estas preguntas sólo podrás respondértelas tú mismo/a. Quizás te preguntarás que no existen estudios que demuestren que realizar la vida que deseas no previene o mejora el cáncer. Puede ser, pero estaremos de acuerdo que la vida se disfruta cuando estás en coherencia contigo misma/o, y cuando tu disfrutas, tus marcadores bioquímicos, tu sistema nervioso, tu sistema inmunitario funcionan armónicamente. Hazte un favor y empieza a vivir tu vida, no la de otros. Responsabilízate de tu vida.
  • Leer este post no servirá de nada si no pasas a la acción.

Posteado por: joaquimlamorarecuero | 29 enero, 2014

Padeces moltestias digestivas ?

Si sientes molestias digestivas después de comer algunos alimentos o las sientes igualmente sin que observes ninguna relación directa con el proceso digestivo en sí, este post te puede interesar. En algunos casos estas pequeñas molestias se pueden llegar a convertir en incomodidades muy costosas de llevar. La clave y no es fácil, es encontrar el origen que provoca este desequilibrio en tu proceso digestivo.

Los medicamentos pueden ayudar a aliviar las molestias y en algunos casos son imprescindibles, pero debemos tener en cuenta que algunas veces un medicamento es sólo un “apagafuego” y sólo resolveremos el problema si encontramos y tratamos el origen del problema. Si no tenemos en cuenta esta idea, iremos poniendo parches al asunto sin solucionarlo completamente. Es decir, iremos resolviendo paulatinamente nuestros síntomas sin conseguir una sanación total, pues el cuerpo nos enviará otro “aviso” somático, generalmente de mayor intensidad que el anterior, con la intención de hacernos ver que debemos solucionar la raíz de las molestias.

En el caso que  el origen o uno de los orígenes fuera emocional, podría ser debido a alguna situación en tu vida que te esté creando, o te haya creado estrés. Por ejemplo, un asunto emocional sin ser “digerido”, metafóricamente hablando. Una buena manera para darte cuenta del problema, es situarte en el momento que empezaste a tener estas molestias digestivas, recordando las experiencias y situaciones que habías vivido durante aquella época, recuerda que lo más importante es como tú viviste la experiencia.

En el caso que no observes o no intuyas ningún asunto emocional, tendremos que saber si tus molestias puedan ser debidas a la bacteria Helicobacter Pylori, para saberlo tienes que hacerte la prueba correspondiente, en este caso le puedes pedir al médico que te la prescriba. Si el resultado fuera positivo (tienes el Helicobacter) el médico te dará los antibióticos correspondientes para matar la bacteria. En este caso, es importante tomarte un probiótico de calidad y cúrcuma, durante la toma de los antibióticos. Con estos medicamentos naturales conseguirás que tu intestino se colonice de bacterias buenas que ayudaran a preservar un estado óptimo de tu flora intestinal. Si el resultado del test fuera negativo deberíamos tener en cuenta otra cuestión, como la hipoclorhidria, es decir poca segregación de ácido clorhídrico en el estómago. Lo sabrás, si las molestias digestivas se producen después de las comidas. Si así fuera, te recomiendo que consultes con tu médico o terapeuta la posibilidad de tomar un suplemento de betaína y pepsina durante las comidas. Ayudará a que tu estómago mejore la producción de ácido clorhídrico. También te recomendaría que durante este tratamiento no tomaras el Omeprazol, este medicamento tiene la función de producir menos ácido clorhídrico en el estómago. Consúltalo con tu terapeuta o médico.

Para finalizar, te doy dos recomendaciones para que tengas en cuenta si quieres mejorar tus digestiones. La primera consiste en cocinar una sopa hecha de agua poco mineralizada, con un poco de umeboshi y kuzu. Se trata de mezclar los dos alimentos en el agua mientras se va calentando. Esta bebida o sopa tapizará la pared de tu estómago como si fuera una capa protectora, favoreciendo el proceso digestivo. La beberás antes de las comidas. La otra recomendación, se trata de cenar alimentos cocinados, y si puede ser en forma de purés. No comas alimentos crudos como las ensaladas o frutas, ni lácteos, pan, pasta, azúcares y fritos. Te sugiero un puré de verduras y/o tubérculos con algún pescado a la plancha o al horno, como el bacalao

Evidentemente, puede haber más razones y otros tratamientos para mejorar tus molestias digestivas. Este post pretende clarificar un poco el camino.

Posteado por: joaquimlamorarecuero | 16 enero, 2014

La salud, el estrés y la meditación

De siempre, las terapias que se basaban en conseguir una relajación profunda como la meditación, el yoga, la visualización, rezar…, han sido consideradas muy beneficiosas para reducir el tan sufrido estrés. De hecho, para ser específicos el estrés como tal, lo necesitamos para que nuestros circuitos hormonales y neurotransmisores funcionen correctamente. Sin el mecanismo de estrés no podríamos vivir. No obstante, si nos referimos al estrés que nos perjudica la salud lo tendríamos que llamar distress o estrés crónico.

Pero, ¿Por qué el distress nos perjudica la salud?. Explicándolo sencillamente, los científicos expertos en el tema dirían porque no estamos adaptados al ritmo de vida que actualmente la mayoría de personas estamos viviendo. Un ritmo de vida que consiste en aumentar la velocidad de nuestro ritmo vital para poder llegar a todos los sitios y conseguir todos los objetivos que nos autoimponemos. Y la verdad, aunque estuviéramos adaptados, no me gustaría nada seguir esta cadencia de vida a la que nos sometemos diariamente. Nos permitimos pocas situaciones durante el día donde podamos disfrutar de momentos para reflexionar, descansar, imaginar, meditar. Y amigo/a toma nota de este último punto, porque estos “momentos de paz” que tú puedes encontrar en tu apretada agenda son considerados como medicamentos para tu salud, y además, sin efectos secundarios.

A esta conclusión, han llegado los científicos del Hospital General de Boston y Massachusetts cuando comprobaron que realizando sesiones de relajación profunda, como la meditación y el yoga, los parámetros inflamatorios como el NF-Kb descendían, la insulina se regulaba, se reducía el estrés oxidativo y aumentaba la eficiencia de las células para producir más energía. Los resultados de este estudio publicado a la revista PLOS ONE nos demuestran que estas prácticas milenarias producen en ti, cambios bioquímicos que mejoran tu salud. Llevando a cabo la prevención de múltiples enfermedades, como la demencia, el alzhéimer, cáncer, enfermedades autoinmunes, dolores crónicos y agudos, diabetes tipo 2, fibromialgia, sd. fatiga crónica,….La mejora de estos parámetros significa que es primordial encontrar momentos donde podamos bajar el ritmo al que estás sometido/a. Encuentra en tu agenda un momento, unos minutos, o si quieres unos segundos para poder meditar, o sencillamente, practicar respiraciones más relajadas y profundas juntamente con visualizaciones que te inspiren y motiven positivamente. Si lo haces, estarás haciendo un bien para ti, para los que quieres y para todo el mundo.

Bibliografía:

K. Bhasin M., et al,. Relaxation response induces temporal transcriptome changes in energy metabolism, insulin secretion and inflammatory pathways. PLOS ONE. 2013; Vol.8, (1-13).

Posteado por: joaquimlamorarecuero | 4 enero, 2014

Un secreto para tu salud. Omega 3.

Si hay algún nutriente imprescindible en la alimentación de una persona, son los ácidos grasos Omega 3. Imagínate lo importante que es este nutriente que puede pasar a través de la membrana celular, y actuar directamente en el núcleo de las células, e influir en la actividad de los genes. Si la proporción que ingerimos de ácidos grasos Omega 3 con los otros tipos de ácidos grasos (grasas saturadas, mono insaturadas, poliinsaturadas Omega 6) no es la adecuada, nuestra salud se verá afectada. Con nuestra alimentación actual, esta proporción que se pide, es muy difícil conseguirla, a no ser que comas pescado azul en abundancia.

Bioquímicamente, la grasa Omega 3 es un ácido graso poliinsaturado, es decir, que tiene más de un doble enlace en su cadena de carbono. Dentro de estas grasas Omega 3 encontramos el ácido alfa – linolénico (ALA), el cual, sólo se puede conseguir a través de la alimentación, porque nuestro cuerpo no lo produce. Este lo podemos encontrar en alimentos de origen vegetal como las semillas de chia o cáñamo. El otro ácido graso que encontramos en la familia de los Omega 3 es el ácido eicosapentaenoico (EPA). Lo podemos encontrar en alimentos de origen animal, como el pescado azul, marisco y en cantidades más pequeñas también en las algas. Por último, nos quedan los ácidos grasos docosahexaenoico (DHA). Estos, al igual que los anteriores, sobre todo se encuentran en el pescado azul y el marisco.

La obtención de los ácidos grasos EPA Y DHA, sólo los podemos conseguir con la cantidad que corresponde a través del pescado azul. Ya que, la literatura científica explica que la cadena de ácidos grasos comienza con el ácido alfa – linolénico y, gracias a unas enzimas llamadas elongasa y desaturasas pueden transformar este ALA en EPA y posteriormente en DHA. El problema es que las enzimas que pueden realizar esta conversión también son utilizadas por otra familia de grasas poliinsaturadas, los Omega 6, y se sabe actualmente que estas elongasas y desaturasas trabajan mayoritariamente en los Omega 6, ya que nuestra alimentación tiene una proporción mucho más elevada de consumo de grasas Omega 6 que Omega 3. Por tanto, este concepto nos determina que quizás no podemos conseguir una cantidad adecuada de ácidos grasos Omega 3, tan preciados para nosotros a través de alimentos de origen vegetal. Necesitamos comer pescado azul , el cual nos aporta directamente EPA y DHA .

Todas las células de nuestro cuerpo necesitan en su membrana, tener una proporción adecuada de grasas Omega 3 para que pueda haber una buena comunicación celular. La membrana celular está compuesta de ácidos grasos, y si hay una deficiencia de Omega 3, la célula no podrá realizar una comunicación óptima y nuestra salud se verá afectada. Mencionar también que las grasas Omega 3 también son claves para el bebé. Entonces, no es sorprendente que la leche materna tenga índices elevados de estos ácidos grasos, ya que nuestro cerebro está formado en un 60 % por este tipo de lípidos.


Y finalmente, citar que si quieres reducir tu colesterol y disminuir el riesgo de sufrir patologías cardíacas e infartos cerebrales, ingerir ácidos grasos Omega 3 son la clave para lograrlo. Sin embargo, el caso del colesterol será descrito en otro post más detalladamente.

Posteado por: joaquimlamorarecuero | 6 diciembre, 2013

Entendiendo como funciona el dolor.

http://youtu.be/i7pqGHSQ0xw

Un video muy interesante para todos los terapeutas y todas aquellas personas que sufran algún tipo de dolor, más concretamente un dolor crónico.
Video realizado por creativecommons.org y subtitulado por Irene Fraile Serrano.

Posteado por: joaquimlamorarecuero | 9 noviembre, 2013

La obesidad

De siempre se ha considerado la obesidad como una enfermedad de este siglo, sobretodo, debido al estilo de vida actual de nuestra sociedad. Se dice que la obesidad es el resultado de comer mal y no hacer deporte. Actualmente, estos factores predisponen, y mucho, a que una persona sea obesa (1, 3,4). ¿Pero son los únicos?

La obesidad es una enfermedad multifactorial (2) y como tal, iré proponiendo algunos de los factores que pueden predisponer a algunas personas a sufrir esta enfermedad. Actualmente, la literatura científica comenta la posibilidad de que existan unos “genes de ahorro” en algunas personas que dependiendo del estilo de vida que se lleve a cabo puede predisponerte a ser obeso/a, los genes de ahorro son aquellos genes que se han ido entrenando centenares de miles de años, en absorber y almacenar el máximo de calorías posibles en periodos de hambruna. El caso de los aborígenes australianos es un ejemplo claro. Se observó que, cuando se introdujeron los alimentos y hábitos de vida que se llevaban a cabo en Europa, empezaron a engordar mucho más rápido (2).

Sin embargo, la literatura científica argumenta que no son los únicos factores que pueden conducir a una obesidad. De hecho, algunos doctores expertos en genética hablan de una predisposición a tener obesidad en algunos casos, se han encontrado signos de obesidad en civilizaciones como la egipcia cuando los hábitos de vida eran distintos a los actuales. Sin embargo, según los científicos tener una predisposición genética a sufrir obesidad no quiere decir que hayas de tener obesidad en sí. Dependiendo de como sean tus hábitos de vida aumentarás o disminuirás tus posibilidades de sufrirla. La educación, el estatus socioeconómico, la edad, el tipo de trabajo, las horas de sueño e incluso la contaminación son factores que influyen en sufrir esta enfermedad (2).

Otro posible factor que puede predisponer a tener obesidad es el peso al nacer, aunque falten más estudios al respecto, parece ser que un bajo peso al nacer puede predisponer a la persona a retener mas tejido graso en la edad adulta (5), también un índice de masa corporal mayor al indicado al nacer puede conllevar un probabilidad más alta a tener obesidad de adulto. Además se ha podido observar una co-relación entre la diabetes mellitus gestacional de la madre durante el embarazo y el aumento a sufrir obesidad en la edad adulta del niño (6). Otro estudio también advierte la importancia de la leptina en la leche materna pues se observa que los bebés que se alimentan de leche materna con cantidades moderadas de leptina, disminuyen las probabilidades de sufrir sobrepeso i obesidad en los siguientes años de vida (7). En este punto, también sería interesante tener en cuenta la importancia del estilo de vida de la madre durante el embarazo, y el nacimiento del niño. Pues el momento de nacer del niño, si lo hace por el canal vaginal, es cuando empieza a colonizar su intestino de bacterias. Este hecho también se está considerando como uno de los factores que podría predisponer a algunas personas a tener una microbiota intestinal mala y ser un factor más, a favor a sufrir obesidad y todo lo que conlleva (9).

Teniendo en cuenta esta variabilidad de factores que intervienen en la obesidad, los científicos han descubierto otro factor donde han puesto su atención actualmente, es la microbiota intestinal. Se han podido observar algunos estudios hechos en ratones y humanos que dependiendo el tanto por ciento de bacterias intestinales que tenemos en el intestino, específicamente, bacteroidetes, firmicutes y actinobacterias, las cuales son el 95% de las bacterias intestinales, predisponen a algunas personas a absorber más calorías que otras, es decir, que el mismo plato de comida, podría suponer una absorción de más calorías para una persona que tiene una menor  cantidad de bacteroidetes y una mayor de firmicutes que para otra que tiene una óptima proporción (9). Actualmente, se han hecho algunos estudios en ratones con resultados esperanzadores a encontrar una terapia más, que ayude a las personas obesas a mejorar su enfermedad. Hacen falta más estudios en humanos para poder sacar unas conclusiones claras, las cuales, nos puedan ayudar a tratar la obesidad. Además, sería muy interesante conocer que terapias podríamos introducir si esta teoría científica de la microbiota intestinal fuera cierta. Algunos científicos expertos en el tema han comentado la importancia de los prebióticos i probióticos como terapia para tratar la obesidad (8). Siempre y cuando la teoría científica que estamos comentando se aposentara como cierta en el campo médico. De hecho, ya lo decía Hipócrates de Cos, el “padre” de la medicina occidental, que el intestino era la puerta de entrada a muchas enfermedades.

Aunque, creo que se debe tener en cuenta unos hábitos de vida saludables porque según mi punto de vista no creo que se pueda combatir la obesidad, sin tener en cuenta todos los factores que la predisponen, pues es considerada como una enfermedad multifactorial.

 

BIBLIOGRAFÍA

1)    S. Ludwig D., E. Peterson K., L. Gortmaker S. (2001). Relation between consumption of sugar-sweetened drinks and childhood obesity: a prospective, observational analysis. The Lancet. 357, 505-508.

2)    Ordovás J.M. (2013). La nueva ciencia del Bienestar. Nutrigenómica.Barcelona: Drakontos

3)    H. Epstein L., C. Gordy C., A. Raynor H., Beddome M., K. Kilanowski C.,  Paluch R. (2001). Increasing Fruit and Vegetable Intake and Decreasing Fat and Sugar Intake in Families at Risk for Childhood Obesity. Obesity research. 3, 171-178.

4)    G Kopelman P., D. Caterson I. and H. Dietz W. (2005). Clinical obesity in adults and children. Oxford: Blackwell.

5)    Singhal A., Wells J., J Cole T., Fewtrell M., and Lucas A. (2003). Programming of lean body mass: a link between birth weight,obesity, and cardiovascular disease? American Journal Clinical Nutrition. 77, 726-730.

6)     W. Gillman M., Rifas-Shiman S., S. Berkey C., E. Field A., and A. Colditz G. (2003).  Maternal Gestational Diabetes, Birth Weight, and Adolescent Obesity. Pediatrics 111, 221-226.

7)    Miralles O., Sanchez J., Palou A., and Pico C. (2006). A Physiological Role of Breast Milk Leptin in Body Weight Control in Developing Infants. Obesity 14, 1371-1377.

8)    M. Delzenne N., M. Neyrinck A., Bäckhed F. and D. Cani P.(2011). Targeting gut microbiota in obesity: effects of prebiotics and probiotics. Nature. 7,  639-646.

9)     Greiner T. and Backhed F.(2011). Effects of the gut microbiota on obesity and glucose homeostasis. Trends in endocrinology and metabolism. 22, 117-123.

Older Posts »

Categorías